EDITORIAL

“LA OTRA NOTICIA” DE TRANSVULCANIA

En los próximos dos años la prueba no será gestionada desde La Palma sino desde la península a través de la empresa propietaria de UTMB.

Tras los días de euforia colectiva con el anuncio de Transvulcania y UTMB, las consecuencias pueden ser no tan bien recibidas por los miles de palmeros que han crecido junto a Transvulcania.

En esto días, hemos conocido que, del 20 al 23 de octubre la Isla Bonita volverá a acoger la celebración de una de las carreras mejor valoradas, hasta el momento, del mundo en su modalidad. Así ha sido anunciado en El Jardín de la Sal de Fuencaliente, lugar en el que se ha realizado la presentación de esta nueva edición de Transvulcania. Una edición que será organizada por el Cabildo insular y UTMB Group, tal y como han informado.

El trasfondo de este anuncio va más allá, y es que “UTMB Group no supone el salto cualificado para Transvulcania que nos quieren vender”, nos afirma uno de los habituales del periodismo especializado en trail running internacional. “La incorporación de Transvulcania puede ser entendido como un cambio negativo para una prueba que ha conseguido mantener su calidad sin depender de nadie.” Y es que algo innegable para Transvulcania es su calidad competitiva internacional, siendo su presencia en el circuito internacional hasta ahora, “por méritos propios y no por pertenecer a una marca o multinacional vinculada al Trail running”.

De esta manera, la carrera de todos los palmeros pasa a manos privadas, desplazando a un tercer plano a Sodepal, empresa pública del Cabildo de La Palma que durante 11 ediciones ha sabido crear, consolidar y mantener a la Transvulcania como referente internacional en el mundo del Trail runnig. De esta manera, su vinculación a UTMB Group es más interesante para el grupo empresarial que para la Transvulcania. Esperemos que esta decisión no conlleve la disminución de calidad, medios y repercusión económica para la isla de La Palma. Por ahora, la Transvulcania pasa a mano privadas y La Palma “pierde” a la transvulcania como referente de su participación social, económica y deportiva por excelencia.

Es de esperar que UTMB sea fiel a su sistema de gestión implantado en su circuito internacional. Transvulcania pasará a tener un sistema de acceso que dificultará que todos los amantes de la prueba puedan acceder, ya que su sistema destaca por ser selectivo, nada ajustado a la versión popular que estamos acostumbrados a vivir en La Palma. Además, de un encarecimiento de los precios de las inscripciones que, en comparación con otras pruebas de las UTMB®️ World Series, los precios para transvulcania serán previsiblemente prohibitivos para el corredor popular, núcleo de la prueba palmera.

Botón volver arriba