Pedro Monzón: “Carlos Cabrera ha conseguido montar un negocio con el agua en el que siempre ganan los mismos”

Pedro Monzón preside Aguas para La Palma, una asociación que nació como plataforma en 2019 a raíz de la sequía severa que en esos momentos padecía la isla, con el objetivo de reclamar una gestión pública más justa y eficiente de los recursos hídricos. Su principal objetivo, y es lo que llevan defendiendo en estos cuatro años, es la actuación del Consejo Insular de Aguas (CIALP) en el Túnel de Trasvase. Aseguran que el aprovechamiento de esta infraestructura, junto a la colocación de tranques en las galerías para su explotación a demanda, resolvería para siempre y de manera sostenible los problemas de agua en la isla y, especialmente, en el Valle de Aridane.

Hace 10 días, se convirtieron en protagonistas de la actualidad política cuando denunciaron ante la Fiscalía Anticorrupción el convenio por el cual el CIALP, que depende del Cabildo, concedió 969.230 euros en dos subvenciones directas a la comunidad de propietarios del pozo de El Roque para ponerlo de nuevo en producción, que en esos momentos tenía entre sus accionistas al padre del presidente del Cabildo y máximo responsable del CIALP, Mariano Zapata, que ni se ausentó ni se abstuvo de votar en la concesión de la primera de las dos subvenciones que en el plazo de un mes recibió ese pozo en el que tiene claros intereses familiares.

 

Frente a quienes lo han interpretado como una denuncia oportunista, presentada para influir en la campaña electoral, Pedro Monzón explica el largo proceso que les ha llevado hasta aquí, en el que tiene mucho que ver la dilación intencionada del Cabildo que se negó durante mucho tiempo a entregarles el convenio firmado con el Pozo de El Roque, que no olvidemos que es un documento público. “Tuvimos que acudir al Comisionado de Transparencia para que el Cabildo, finalmente, y después de varias solicitudes sin respuesta, nos entregara la documentación”.

 

Paralelamente, la Asociación inició un proceso contencioso administrativo por el llamado precio único del agua y por el cambio de la normativa de tasas. “La tramitación de estos procesos también se ha ido dilatando por las continuas trabas que ha ido poniendo el Cabildo y por la huelga que desde hace meses mantiene el personal de justicia”, añade.

 

Monzón asegura a Palmerus que son estas circunstancias las que han marcado los tiempos y que no tiene nada que ver con una intención de interferir en la campaña electoral. “Otra cosa esque los políticos en La Palma quieran estar un año o seis meses antes de las elecciones ya en campaña, pero eso no es problema nuestro”, añade.

 

Pedro Monzón aclara que el objetivo de su asociación es “que el agua en La Palma se gestione bien y que se ponga bajo control lo que está fuera de control”, y explica, para dibujar la situación actual, que de las 100 galerías que hay en la isla, solo 7 tienen cierres hidráulicos para regular el flujo de salida. Entre esas 93 galerías sin control incluye el Túnel de Trasvase, “que no es un túnel, puesto que no tiene entrada por un extremo y salida por otro, son dos galerías, una que vierte hacia Hermosilla y otra hacia Aduares, y ambas están perdiendo agua, aunque Carlos Cabrera nos quiera convencer de que lo que vemos es el escurraje”. 

 

Monzón explica que el control de esas 93 galerías generaría unas reservas de agua en la isla que irían creciendo con el tiempo porque el promedio de lluvia que recibe la isla es 4 veces mayor al agua que se consume. “Contar con esas reservas haría bajar los precios y permitiría crecer al sector de la agricultura, pero también el turismo o la industria”.

 

Precisamente, en el precio del agua, la Asociación Aguas para La Palma señala directamente a la gestión del consejero insular Carlos Cabrera. “Sumando las fincas desaparecidas por el volcán y las que se están regando con el agua de las desaladoras, hablamos de 900 fanegas que han salido del sistema. En teoría, y en un mercado que funcionara por lógica, el agua ahora tiene que sobrar y deberían bajar los precios. Pero lo que ha conseguido Carlos Cabrera es meter agua en el sistema que es cara y escasa porque necesita que el precio permanezca alto para mantener las ganancias de los grandes tenedores y conservar el poder que conlleva tener ese recurso bajo control. Eso es un expolio”.

 

Sin embargo, todos hemos escuchado a Cabrera decir que ha conseguido poner en agua a 14 céntimos, “¿en qué planeta? ¿en qué isla? -pregunta Monzón- si en Tijarafe están pagandocerca de un euro el metro cúbico y con el coste que antes se regaban 4 fanegas hoy se riega una. El sector platanero está agonizando con el precio disparatado del agua y de los abonos y un retorno de beneficios de 20 céntimos por kilo. ¿Cuándo va este señor a salir de su mundo de ensoñaciones y a empezar a hablar de los problemas reales de la gente?”.

 

“Para él, el sector platanero son los cuatro señores que tienen 80 fanegas y los demás le bailan el agua porque están coaccionados con las subvenciones. Lo que hace Carlos Cabrera roza la tiranía. Toma decisiones a su cuenta y riesgo, pero las consecuencias las pagamos nosotros: que hay sobre coste, que hay una multa… la pagamos nosotros”.

 

Para Monzón el reciente reparto del CIALP, hace apenas una semana, de casi 12 millones de euros “a dedo” para una serie de obras es “una cacicadamás”. Nos explica que poner en funcionamiento el Túnel de Trasvase tendría un coste de 4 o 5 millones de euros y poner tranques costaría entre 30 y 40 mil euros por galería. “Es decir, que con 10 millones podríamos solucionar todo”.

 

“A Carlos Cabrera todo se le ha ido de control, pero no tiene el mínimo de humildad para reconocerlo. Nos va a llevar a un hoyo del que no sé cómo vamos a salir. Ha conseguido montar un negocio con el agua en el que siempre ganan los mismos. Va de invento en invento, de disparate en disparate, pero ni siquiera ha sido capaz dearreglar los canales, que tienen un 50% de pérdidas”. 

 

Entre esos disparates, Pedro Monzón cita a los tubos sobre la nueva fajana. “De momento, ya tenemos 1,7 millones de euros de sanción de Costas”, advierte, y nos anuncia que Aguas para La Palma va a pedir esos informes técnicos favorables que Carlos Cabrera dice que tiene. “Espero que los técnicos que avalan lo de la tubería no sean los mismos que avalaron lo del Pozo de el Roque y que firmaron el expediente de la Fuente Santa”.

Te ha gustado? Comparte la noticia en tus Redes!!