VOLCÁN

Los estudios científicos y técnicos avalan el trazado de la vía que ejecutará el Cabildo para conectar La Laguna y Las Norias

El vicepresidente y consejero de Infraestructuras del Cabildo, Borja Perdomo, explica que para definir el trazado de la carretera se han tenido en cuenta los mapas de altura de coladas, así como las temperaturas de enfriamiento y posibles tubos volcánicos

El Cabildo de La Palma comenzará la próxima semana las obras de la vía provisional que conectará La Laguna y Las Norias, unos trabajos que se realizarán con las máximas condiciones de seguridad para los equipos que los acometen y con la garantía de obtener como resultado una carretera fiable para sus futuros usuarios.


El vicepresidente insular y consejero de Infraestructuras, Borja Perdomo, destaca que las altas temperaturas de las coladas y los tubos volcánicos que aún continúan activos obligaron a modificar los planes y trazados de las vías que unirán sobre la lava distintos puntos del Valle de Aridane.


Para ello, recalca Borja Perdomo, se realizan estudios geológicos de cada una de las propuestas del trazado entre La Laguna y Las Norias, que atraviesa las coladas, revelando la ruta a seguir y que permitirán ejecutar con total seguridad las obras y elegir los lugares por donde se rehabilitarán esos caminos.


El vicepresidente pone de relieve que para definir este trazado se ha tenido en cuenta los mapas de alturas de las coladas, las temperaturas de enfriamiento y los tubos volcánicos, pudiendo acometer los trabajos con el menor número de contratiempos posible que acorten los periodos de ejecución de esta esencial vía.


Además, esta conexión entre el norte y sur de las coladas generará otros enlaces con otras pistas y caminos, abriendo la posibilidad a seguir recuperando espacios habitacionales y de cultivo atrapados entre coladas, como es el caso de Cabrejas, El Corujo y la conexión de La Majada, a la altura de la carretera LP-213, y la nueva carretera construida por el Gobierno de Canarias.


Los trabajos se ejecutarán por ambos lados de la colada simultáneamente para así reducir los plazos de ejecución en la medida de lo posible. Perdomo es consciente de que “no va a ser fácil, pero pondremos todos los medios técnicos, materiales, maquinaria y de seguridad para que la obra en su ejecución sea lo más rápida y segura posible”.


Esta nueva vía, en la que paralelamente se instalará una galería para albergar todo tipo de instalaciones básicas, tendrá una longitud de 3.287 metros con un ancho de plataforma de 20 metros con dos carriles, uno en cada sentido. La nueva carretera que se ejecutará con materiales reciclados y triturados de la propia colada, tendrá una pendiente máxima de 10,77% y una mínima del 0,93%, construyéndose también una glorieta circular para acceder a la vía.

Botón volver arriba