ARTÍCULO OPINIÓN

LA TELE Y LA RADIO DE ALGUNOS, PERO NO DE TODOS


La empatía es una virtud que pocos practican.
Ponerse en la piel del otro es muy difícil cuando el dinero danza a tu alrededor. Cuando las subvenciones son las que te visten en el día a día.


O incluso, te dan de comer y te hacen protagonista en la gran pantalla y en las ondas.


Lo que no te hace grande por mucho que se te llene el bolsillo, es sesgar noticias, reeditarlas a tu favor o incluso prometer contar la realidad que luego desvirtúas. Eso contrario a la empatía, es engrandecerte a costa del dolor de los demás. Produce un sentimiento de penita….


Empáticamente podemos entender que haya que comer, vestirse y servir a quien paga y cree que tiene el poder de mentir en verdades que son evidentes.


Pero entonces, no eres la “tele de todos”. Solo la “tele de algunos”.


Y ya nunca serás “la radio de todos”, se te recordará por “la radio de algunos”.
Porque hagas lo que hagas y te den los premios que crees que mereces, nunca podrás experimentar el gran gozo que supone, sentir el dolor verdadero de familias y poder llorar con ellos al mismo tiempo que cuentas una noticia.


Eso, solo se experimenta desde la Calma y con todo el Alma. Se llama LIBERTAD.
Un artículo de Conchi Jaén

Botón volver arriba