CABILDO

El Museo Arqueológico Benahoarita y profesionales de la vulcanología colaboran para estudiar la necrópolis de La Cucaracha


El personal del Museo Arqueológico Benahoarita (MAB), perteneciente al Cabildo de La Palma, y profesionales de la vulcanología colaboran para intentar contestar a los interrogantes que plantea el yacimiento funerario de la necrópolis de La Cucaracha, ubicado en la Montaña de Las Tabaibas, en Villa de Mazo.


Se trata de uno de los yacimientos más interesantes y, al mismo tiempo, más extraños, no solo de la arqueología de La Palma, sino también de la del archipiélago canario. Esta singularidad se debe a que, aparte de ser un lugar de cremación, utilizada durante cientos de años, aparecen una serie de bloques de lavas con restos humanos incrustados.
Las teorías para explicar esta circunstancia han sido varias, tales como la afección del yacimiento por una erupción volcánica en los alrededores; los bloques lávicos fueron trasladados desde otro lugar y esta amalgama de huesos y lava se ha ocasionado durante el proceso de cremación. Las excavaciones, dirigidas por la paleoantropóloga Nuria Álvarez Rodríguez, hasta el momento, no han podido resolver, fehacientemente, estos interrogantes.
El equipo multidisciplinar está compuesto por Stavros Meletlidis (IGN); Fabio Speranza (INGV-Roma); Massimo Pompilio, Alessio DiRoberto y Paola del Carlo (INGV-Pisa); Profesor Guido Giordano (Universidad Roma III); el estudiante Andrea Magli, que está realizando su tesis doctoral sobre erupciones holocénicas; Felipe Jorge Pais Pais (Doctor en Arqueología) y Nuria Álvarez Rodríguez (arqueóloga).
El trabajo de este equipo busca aprovechar la presencia en La Palma de especialistas en vulcanología para llevar a cabo estudios conjuntos en otros yacimientos benahoaritas que, de una u otra forma, se han visto afectados por volcanes en los últimos 2.000 años. Entre los ejemplos más llamativos están el sepultamiento de los frentes norte y sur del Roque de Los Guerra por la erupción de Los Valentines, en Villa de Mazo; la afección a los petroglifos del Roque Teneguía por la erupción del San Antonio, en Fuencaliente; la fecha concreta del volcán Tacande-Montaña Quemada que cubrió asentamientos benahoaritas en la zona de Las Cuevas, El Paso, etc.
Asimismo, para la arqueología palmera será de sumo interés poder identificar todas aquellas coladas que durante 1.500 años se produjeron en la etapa indígena para así conocer la forma en que los antiguos palmeros se enfrentaron y sobrevivieron a estos cataclismos naturales.
La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de La Palma, Jovita Monterrey, destaca la importancia de llevar a cabo este tipo de investigaciones científicas en las que la colaboración entre diferentes especialistas puede aportar soluciones a cuestiones que, de otra forma, siempre quedarán en el terreno de las hipótesis sin confirmar. “Se trata de un Proyecto de Investigación muy ambicioso y de gran interés para el que solicitaremos la colaboración de otras instituciones para conseguir los objetivos que nos hemos marcado”, explica la consejera.

Botón volver arriba