VOLCÁN

Breña Baja dejará exenta la tasa de obras a personas damnificadas por el volcán y bonificará el 100% del impuesto de construcción durante tres años

El Ayuntamiento de Breña Baja facilitará la ejecución de obras en su municipio a personas y empresas damnificadas por la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Así lo ha dispuesto el alcalde Borja Pérez, a través de un doble medida en la que ya trabaja el equipo de Gobierno y que entrará en vigor de forma paulatina una vez se cumpla el procedimiento administrativo pertinente.


En primer lugar, el consistorio ha estipulado la exención del pago de la tasa de Licencias Urbanísticas a todas las personas afectadas por la erupción del pasado 19 de septiembre. La medida entrará en vigor en próximas fechas, tras la obtención de los informes preceptivos de Intervención y la Secretaria Municipal, así como de su información a los grupos municipales en comisión.


La decisión supone un paso destacado por cuanto nunca se ha contemplado hasta el momento ningún tipo de supuesto que permita la exención en el pago de la tasa aplicable en la concesión de licencias urbanísticas.


Pero la decisión el Ayuntamiento de Breña Baja no quedará ahí, y el equipo de Gobierno trabaja ya en la redacción de una nueva Ordenanza Reguladora sobre el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras que permitirá la bonificación del cien por cien del citado tributo durante un plazo de tres años. Tal resolución se ha tomado con el respaldo de una consulta pública realizada en la sede electrónica del Ayuntamiento de Breña Baja el pasado 24 de febrero
El nuevo texto, que en este caso deberá ser respaldado por el Pleno de Breña Baja, recogerá que todas aquellas personas físicas y jurídicas que hayan sido víctimas de una catástrofe natural – al amparo de un reconocimiento formal como Zona Catastrófica por las autoridades pertinentes – quedarán también exentas del pago del impuesto que opera en la concesión de la licencia municipal. Asimismo, se trabajará en la agilización de la concesión de las licencias cuando concurran este tipo de circunstancias catastróficas.


“Con lo que ha sufrido la isla de la Palma, en especial nuestros vecinos del Valle de Aridane, tenemos la responsabilidad de facilitar la reconstrucción de la vida de estas personas que se han visto sin nada. Y ahí, levantar una vivienda o una oficina adquieren un valor definitivo. La exención de la tasa es un guiño en primera instancia pero ya trabajamos en un ayuda más efectiva mediante la exención del impuesto”, señala Borja Pérez, alcalde de Breña Baja.

“Desde el primer momento hemos tenido claro que como municipio vecino debíamos arrimar el hombro y poner sobre la mesa desde las áreas de Urbanismo, Servicios Jurídicos y Hacienda herramientas en materia fiscal y jurídica para facilitar que los damnificados del volcán puedan rehacer sus vidas lo antes posible. Estamos dando los pasos necesarios pero pronto podremos decir que la ayuda será efectiva”, aclara Abel Pérez, concejal de Hacienda en el municipio breñusco.

Botón volver arriba